6/9/07

Orbayo



No me orbayes la tarde.Sé un hombre y lárgate sin hacer ruido.
Echaré de menos tus rancias excusas, tu forma de reir mirando,de mirar riendo, tu autocensura oral.
Y esa forma de besar tan espaciada.......

Es lógico al final el sentimentalismo.

No en vano me llaman "mujer".

4 comentarios:

Marta L. dijo...

¿Qué se supone que es lo lógico al final del sentimentalismo?

Bluemoon dijo...

Al final del sentimentalismo lo más lógico sería la cordura, la serenidad.
Y además de lógico es lo que al final pasa - tenga que transcurrir el tiempo que sea- que la cordura se imponga.
Pero todos los finales desencandenan cierto sentimentalismo.
O al menos a mí me pasa.
Tampoco mis palabras tienen que servir para todo el mundo

Paco Luque dijo...

No hay final en el sentimentalimo. Se cambia a otro sentimiento, simplemente... Y eso es lo que hace el tiempo. tampoco llega la cordura, porque siempre debe estar, y la serenidad es un simple estado de ánimo.
Fantástica Sor Juana de la Cruz. En aquella época las grandes mujeres se refugiaban en la protección de los conventos. Y si lees algo de "María Coronel", Sor María Jesús de Ágreda, (escribió "Vida de la virgen contada por ella misma", vale la pena echarle un vistazo y notar hasta qué punto se adelantó a su tiempo)conciencia en la sombra de Felipe IV, también del XVII, te darás cuenta de lo cíclico que es el ser humano, y que casi no hay nada nuevo en el mundo de los estados de ánimo, los sentimientos y las emociones. Serenidad y Saludos.

Bluemoon dijo...

Gracias Paco, apunto la recomendación. Curiosamente Sor María Jesús de Ágreda nació el mismo día que yo.
Hasta no hace demasiado tiempo si uno quería tener acceso a la cultura tenía que hacerse religioso. Por eso esta forma de escribir de Sor Juana es bastante "humana" y no tanto "divina".
Lo que ya me gusta menos son las hagiografías, y mucho menos que se haga hagiografía de los autores.
Cuando los críticos hablan de Lorca parecen imitar a Berceo en "La vida de Sto. Domingo".
Parecería una herejía decir que escribió alguna cosa con escasa calidad.

En fin, que muchos son los llamados pero pocos los escogidos.