10/4/08

El amor es impaciente

El amor es impaciente, pero se calma con caricias.

Caricias que te digo y no te hago.
Caricias que oyes y no sientes.
Quizás tortas en lugar de pan.
Besos leídos y escritos.
Pasiones en la distancia, deseando encontrarse... impacientes.
Deseando la calma que sólo dan las caricias, la cercanía, los alientos compartidos, las miradas, el calor de tu piel en mi piel.
Tocar el cielo con la punta de los dedos, una vez, dos...tres.
Sentirte rendido en mis brazos.
Sabiendo que pronto estarás de nuevo... impaciente.
Sabiendo que te calmaré... con mis caricias.

Podéis encontrar este poema en Antes fui Valentina.



6 comentarios:

aunqueyonoescriba dijo...

mi amor impaciente... necesita de caricias

carmen jiménez dijo...

¡Qué hermosa caricia! Casi se puede sentir. Ando un poco despistada con Valentina. ¿Es otra matrusca?:)) Sea de quien sea este poema, gracias por colgarlo en el blog.

María José dijo...

jaja, pues no es una matrusca pero podía haberlo sido, de hecho, hay una matrusca que alguna vez aparece en el blog.
¿Eres adivina?.
Veo que entiendes de juegos y de matruscas.
Un beso

lanobil, dijo...

Pero lo encontré aquí, y me alegro de hallar tantas sublimes sensaciones.
Un saludo y espero que puedas visitarme.

Anónimo dijo...

Luis García Montero, recientemente en la revista "Ínsula": "La vida me importa más que la literatura. (...) La literatura es una parte importante de mi vida. Recuerdo que en una ocasión en la que nos invitaron a elegir entre literatura y vida, Claudio Guillén dijo: "Pero qué disparate, son inseparables, la una va con la otra". Es verdad, la literatura es parte de la vida, aprendemos y vivimos con un libro en las manos".
Pues sí, ¿no?

Anónimo dijo...

Luis García Montero, recientemente en la revista "Ínsula": "La vida me importa más que la literatura. (...) La literatura es una parte importante de mi vida. Recuerdo que en una ocasión en la que nos invitaron a elegir entre literatura y vida, Claudio Guillén dijo: "Pero qué disparate, son inseparables, la una va con la otra". Es verdad, la literatura es parte de la vida, aprendemos y vivimos con un libro en las manos".
Pues sí, ¿no?