14/11/07



"El viento anima propuestas
mejores que las de antes
y no son interrogantes
triviales o deshonestas
pero el mar tiene respuestas
que improvisa en el momento
y el diálogo es tan violento
que no podré descansar
mientras no se calme el mar
y no se interrumpa el viento”.

Benedetti

13 comentarios:

claudia dijo...

Benedetti siempre me hará volar. También me dedicó un libro...como la Gaite. Tengo suerte. Solo me falta conocer a Jose Luis Sampedro.

Bluemoon dijo...

Sí que tienes suerte.
El único libro dedicado que tengo es "El último negro" de Buenaventura. Eso sí compensa.
Creo que nunca me atrevería a pedir un autógrafo a nadie. Vistos de cerca los mitos adquieren gran dosis de normalidad. La suficiente como para no encontrar sentido a que me estampen una firma.
Excepción es la de los escritores que admiro. Y envidia pero mucha me da por ese autógrafo que tú tienes y que yo nunca tendré. El de Carmen Martin Gaite. Besos Claudita

Anónimo dijo...

A) Por muy poético y simbólico que sea el mar, conozco algunos poemas mejores que éste. Me parece en exceso prosaico y con un sonsonete final como cualquier romántico retórico, a lo "Canción del pirata".
B) Algunos escritores o creadores, tratados en persona, decepcionan un tanto, incluso "un demasiado muchísimo". Y al revés: hay admirables personas. Las dedicatorias, si no hay una previa relación de afecto, acostumbran a ser frases hechas y mecánicas. Sólo sirven para que en algunos catálogos de libros de viejo hagan constar, para encarecer el libro, "Con dedicatoria autógrafa del autor". O para que el propio autor o sus herederos encuentren en el rastro de turno un libro dedicado por el autor a un amigo que, a veces, ni siquiera lo abrió, dejándolo intonso.
Bluemoon, tras varias coincidencias en el blog de Marta L., ahora lamento discrepar respecto de este texto tuyo, pero eso es lo que yo he podido conocer -para bien y para mal, y estoy seguro que os sorprendería negativamente algún nombre- en mi limitado trato con algún que otro escritor o, en general, con el mundo de los libros. Y
C) Como Bluemoon vuelve a aludir a R. Buenaventura, yo vuelvo a recordar al tangerino dramático y bohemio que fue Ángel Vázquez y su estupenda La vida perra de Juanita Narboni.

Juan Manuel Macías dijo...

A mi me parece, anónimo, intrascendente y ocioso hablar de los escritores que uno conoce o deja de conocer. En general me interesa (o no) la obra, no el nombre que está detrás de la obra, ni a qué dedica el tiempo libre o si hace ruiditos cuando sorbe el café. Creo que también me aburre bastante teorizar sobre la poesía, aunque sobre este extremo no seré yo quien tire la primera piedra.

Marta López dijo...

Fuiste tú quien me recomendó, en mi blog, La vida perra de Juanita Narboni??? La leí y me encantó, es una maravilla. Pensaba que era una novela relativamente nueva y es casi, casi del año en el que yo nací.
Fue una estupenda recomendación.

Bluemoon dijo...

Anónimo:
A) Es posible que haya poemas mejores que éste, pero toda elección personal es realizada basándose en un criterio personal, que en este caso es el mio, y por las razones que sean, me gusta este poema.Por otro lado, ¿quien dice que un poema es mejor que otro?. No me gusta ese principio de autoridad. Como decía Carmen Martin Gaite, basta que me digan hay que leer tal libro, hay que visitar tal lugar, para sentir cierto rechazo a ese libro o ese lugar.
B)En ocasiones nos sentimos decepcionados porque la admiración nos lleva a la mitificación y TODOS tenemos zonas de luz y de sombra.
Es bueno discrepar. Ayuda a plantearnos otros puntos de vista que no sean el propio
C)Recojo la recomendación de ese tangerino desconocido para mi.

Gracias a todos por pasaros por aqui, aunque este blog está siendo ultimamente un páramo

Anónimo dijo...

No está mal:Mi primer comentario en el blog de Bluemoon origina tres respuestas muy diversas.
1))A J. M. Macías:
A) Evidentemente, lo que importa es la obra y su calidad. Pero me parece que en la vida hay algo más que el arte, sobre todo hay, están, estamos las personas (artistas o no). Sabiendo en qué campo nos movemos en cada caso y siempre dentro de una cierta lógica de la escala de valores, no creo que en un blog de este tipo sea rechazable opinar o sencillamente comentar o informar sobre la personalidad -agradable, tolerable o insoportable por múltiples razones- del escritor. En todo caso y aparte de que las referencias a los autores eran el comentario a lo ya escrito en el blog, me parece que en mi texto no decía si conozco a muchos o a pocos escritores ni quién o quiénes me agradaron o me decepcionaron. Y mucho menos aludí a minucias evidentemente ridículas. Hechas estas aclaraciones, me reitero en lo señalado en mi primer comentario, que a veces pretende ser humorístico y es obvio no lo consigue, pues manejar el humor es muy difícil de lograr. Y
B)Me parece evidente que no la teoría sino el exceso de teoría (sobre lo que sea, por tanto también sobre la poesía) es rechazable. Pero en mi comentario sobre el poema de Benedetti no hacía ninguna reflexión teórica sino que emitía un juicio estético, que, además, yo pretendía argumentar.
2)A Marta:
Sí, soy el mismo que a veces escribe en tu blog (Praga, Camus, Sabela, Peláez, etc.) y, como puedes suponer, me satisface, "me presta" muchísimo que te haya gustado "La perra vida...", obra de la que hay una o dos versiones cinematográficas (que no he visto).
3) A Bluemoon:
A)Acerca de la radical subjetividad que defiendes sobre los gustos estéticos ya discrepamos en el blog de Marta L.,
por lo que no voy a volver sobre ello;
B)Comparto plenamente, como también escribí en el blog de Marta L.,lo que dices acerca de la conveniencia de discrepar.En la última novela de Coetzee, "Diario de un mal año", el autor de uno de los diarios simultáneos que se transcriben, el viejo escritor que dicta sus opiniones a la joven inteligente, atractiva y noble que es la mecanógrafa Anya, dice: "Lo que ha empezado a cambiar desde que he entrado en la órita de Anya no son tanto mis opiniones como la opinión que tengo sobre mis opiniones". Quizá no sea mala cosa contrastar criterios estéticos. Y, obviamente, también acerca de la luces y sombras de todos.
C)Rechazas lo que llamas el juicio de autoridad implícito en las recomendaciones de lecturas, en el "hay que leer tal libro", etc. ¿No te das cuenta de que para iniciar esa opinión tuya acudes al criterio de autoridad inobjetable que es para ti CMG? Preciosa y romántica contradicción la tuya (y créeme -si no tienes otra cosa mejor qué hacer-, que no te expreso una crítica irónica sino más bien un cierto elogio). Y
D)Ni qué decir tiene que me agradaría que "La perra vida de Juanta Narboni" te gustase (como a Marta L. o a mí: gracias por decir que vas a leerla (a pesar de que sea una recomendación o, al menos, una sugerencia ajena, que no de una "autoridad").
Gracias a los tres.

Juan Manuel Macías dijo...

Anónimo, volviendo a lo que comentas sobre la décima de Benedetti, no acabo de entender muy bien la expresión "romántico retórico". Si hubieras dicho "retórico romántico", podría entender que te desagrada una retórica concreta. La primera expresión me hace suponer que desapruebas toda retórica. Si no es así, disculpa, lo habré entendido mal. En todo caso, yo creo que la retórica es la espina dorsal de la poesía, ya sea en prosa o en verso. Y no me refiero a la retórica de los tratadistas que usan alambicados nombres griegos que han de aprenderse los bachilleres en sus comentarios de texto. Me refiero a la búsqueda de un orden concreto (que a veces también explique el caos). Como decía Gerardo Diego, al final todo es retórica, pero la retórica negativa es la peor de todas. Un saludo a todos, y mis disculpas a la autora del blog por extenderme tanto.

Bluemoon dijo...

Juan Manuel, no admito tus disculpas.Extiéndete lo que desees. Tus aportaciones, las de todos, son bien recibidas. A favor, en contra, no tiene importancia. Este es un foro abierto en el que se admite por encima de todo el derecho a discrepar, siempre que se haga con educación, como está siendo.

Anónimo: No sé quién dijo que el hombre era bestia paradójica, es posible que vosotros lo recordéis. En cualquier caso es cierto. Soy bestia paradójica y en ocasiones contradictoria.
Así que sí, te creeré

Saludos a todos

PD: ¿En realidad porqué Benedetti ha ocasionado todo ésto?

Juan Manuel Macías dijo...

Por cierto, una puntualización más, anónimo: salvo las excepciones que todos conocemos, los escritores no son personas o personajes públicos. Lo que publican es lo que está en el dominio público.

Claudia, la chef dijo...

qué nivel---yo estoy con Benedetti hasta en la sopa---y no entiendo lo que dices, Anomino, de que decepcionan algunos escritores cuando les conoces.
Supongo que igual que si alguno de nosotros nos conocemos en un bar.

Bluemoon. No vayas a creer que abrí la boca. no. Yo me arrimo con mi libro a dedicar, digo mi nombre, sonrío y salgo de ahí con la impresión de no haber sido nunca nieta de nadie.

Besos

Anónimo dijo...

A J.M. Macías:
A) Con "romántico retórico" me refería a aquellos autores que prestan más atención a lo meramente externo, sobre todo a lo fónico, en detrimento de la necesaria unión de concepto y expresión. O sea, aquellos en los que son más "los ruidos que las nueces". Dicho de otra manera, a los que hacen mal uso de la buena retórica. Y es una perogrullada que recuerde que hay románticos del XIX y sobre todo del XX que no se dejan llevar por este mal uso (desde Bécquer o Rosalía hasta Cernuda, por citar sólo a los enormes). Y
B)Comprendo pero no comparto la idea de que no son personajes públicos muchos de los escritores, etc. En esta época de inmensa abundancia de medios de información, pensar que Benedetti o Carmen Martín Gaite no tienen -o tuvo CMG- una imagen pública que va más allá, aunque proceda de ella, de su condición de escritores es algo que no puedo compartir. Precisamente por esa imagen pública, por ser personajes públicos, aparecen o aparecieron en dichos medios hablando de cosas que no tienen que ver directamente con sus obras literarias. Otra cosa es el ámbito geográfico en que se le reconoce esa condición de "personaje público" al escritor.
En último caso y sin remontarnos muchos siglos atrás, desde Zola para acá pensar que un escritor o un artista no existe más que como discreto o casi oculto autor de un texto que se pone a disposición del público me parece que no se corresponde con la realidad de los hechos.
A Claudia:
Con la decepción me refiero a que no siempre la talla moral (en un sentido muy amplio del término) de un creador tiene la misma altura que calidad artística sus obras.
O sea, que volveríamos a leer sus textos pero no iríamos a tomar unas copas o de viaje con él. Y en la vida no sólo hay lectura.
Y a Bluemoon:
A) Me parece que, en el fondo, coincidimos en muchas cosas, incluidas las contradicciones que nos hacen más "humanos". Lo único que hay que exigir a éstas -como a los llamados cambios de opinión- es que sean inevitables y sinceras, y no deliberadamente buscadas para satisfacer egoísmos interesados o -no digamos- maldades varias. Y
B) ¿No te quejarás por el debate -correcto en el fondo y en las formas, creo- que generó tu propuesta poética? También te pido disculpes mis textos tan extensos o si alguna expresión mía te (os) pareció inadecuada (no digo que discutible).

Juan Manuel Macías dijo...

Gracias por tu precisión, anónimo. Estoy, entonces, casi de acuerdo en todo lo que dices y con los autores que citas. Ahora bien, precisaría que esa unión entre concepto y forma, en el caso de la poesía, es algo indisoluble, como la música, por eso un buen poema no tiene tema. De todas formas, la discusión venía por el poema de Benedetti. A mí me gusta, sin ser, es cierto, de lo mejor de Benedetti. Y para gustos colores.

En cuanto a la relación autor obra, sigo en mis XIII. Cuando a un buen poema le caen encima dos mil años de antigüedad y sigue conmoviéndonos su música (tal es el caso de Homero y Safo), es intrascendente, a mi juicio, quién lo haya escrito ni las circustancias reales que lo envolvieron. Casi se merece el premio de que no lo hubiera escrito nadie. Un saludo.